Sabrán ustedes que la iglesia está difundiendo el lema de “no al aborto” con un cartel donde aparece un lince y un niño, dando a entender que ambas especies están en peligro de extinción y el argumento principal es “el derecho a la vida”, me parece que la iglesia una vez más se está equivocando pues esta no es la mejor forma de captar fieles católicos que según varios estudios, es la que pierde diariamente adeptos en todo el mundo, ¿por algo será? Con respecto al rótulo, lo que la iglesia quiere difundir es que la mujer no aborte y no se apruebe el proyecto de ley del gobierno del señor Zapatero, en síntesis, reprimen la libertad de la mujer y la obligan a que practique el aborto clandestinamente como hasta ahora se está haciendo, en despachos médicos donde existe el silencio o en esos viajes a Francia. Creo que la iniciativa del gobierno aunque les pueda parecer mal o bien a algunos, es el de legalizar y controlar los abortos practicados en España.  El caso es que me parece de hipócritas el método de la iglesia y más, cuando su máximo representante en una gira al África transmite el mensaje al pueblo africano que no deben de ponerse el preservativo a pesar de que se están muriendo de SIDA, o quien no recuerda los múltiples casos de pederastia en la década de los noventa por miembros de la iglesia que dieron mucho de que hablar. Puesto que la iniciativa de la iglesia es el de impedir el avance de la cultura de la muerte como ellos lo han denominado, realmente es algo contradictorio sobre todo repasando hechos históricos acaecidos en el 39 después de que el ejercito sublevado del generalísimo Franco ganase la guerra, y casualmente fue la iglesia a quien no le tembló el pulso para firmar ejecuciones, entonces su lema no sería el derecho a la vida, y bueno ya que he realizado una aportación histórica porque no mencionar la “Santa Inquisición” del monje dominico Tomás de Torquemada en el año 1482. Me parece que la religión católica a la que respeto, se aleja de la sociedad con sus formas y sus métodos inmiscuyéndose en la política, no sería mejor que diesen su apoyo espiritual y humano a esa mujer que ha sido violada y no el impedirle abortar, teniendo un niño no deseado por ella. El término “cultura de la muerte” no es la frase más adecuada de la iglesia, puesto que la normativa al aborto lo que pretende conseguir es, que si hay anomalías en el embarazo que se interrumpa sin impedimentos con una evaluación médica y sobre todo si peligra la salud de la mujer, o que exista un riesgo a que el niño sufra una grabe e incurable enfermedad detectado durante el embarazo…
Pero por lo que veo la iglesia desea hacer campaña antes de informarse, sin tener en cuanta la decisión de la mujer ha frenar su embarazo por motivos personales o de salud.

Anuncios