Si les contase que en estos instantes estamos retrocediendo en el tiempo, parecería que les estoy detallando la sinopsis argumentativa de películas tales como “Regreso al futuro” o “El curioso caso de Benjamín Button” nominada para los oscar de este año que se celebrarán el 22 de febrero en el teatro Kodad de Hollywood.
Pues que sepan, que el período actual de crisis que estamos padeciendo es un calco casi exacto a la crisis económicas de 1929. Los motivos que la produjeron fue debido a que hubo más oferta que demanda acumulándose los stocks de producción en los almacenes, además de decenas de millones de acciones que no encontraron comprador y originó que los mercados se hundieran. En la actualidad se pretende impedir que se produzca un pánico colectivo de masas para que no ocurra como en la crisis del 29, pánico que provocó que muchas familias retiraran sus ahorros y en consecuencia, por aquel entonces llevaron a millones de esas familias a la ruina, evidentemente esto se intenta evitar hoy día, y para ello los bancos han aplazado las hipotecas de aquellas personas que se ven casi imposibilitadas a pagarlas por falta de posibles (o más bien escasez de trabajo). La especulación bursátil es muy parecida a la especulación del ladrillo que nos ha llevado irremediablemente a la crisis. Pero las medidas que los gobiernos de los países mundiales incluyendo el nuestro están adoptando no son medidas nuevas. Después de que el presidente norteamericano Hoover en el año 1932 no solucionase el problema de la crisis del 29, fue el presidente elegido F.D. Roosevelt quien se entrometió en la economía de su país, economía de liberalismo elaborado por Adam Smith que consistía en el libre mercado de la oferta y la demanda o llamado de otro modo, los inicios al capitalismo. El presidente Roosevelt creó una política económica de salvación que llamó New Deal y consistió en dar subvenciones a los bancos con dificultades, generar puestos de trabajo promoviendo las obras públicas… prácticamente nos encontramos en un ciclo repetitivo de la historia. Se puede decir que todo el mundo espera que Barack Obama solucione los problemas que nos aqueja esta crisis originada en el 2007 y que su antecesor el señor George Bush no ha podido arreglar.
Y yo me pregunto, ¿qué podría ser lo próximo, el precedente de un modelo político fascista que aproveche la necesidad del pueblo para llevarnos a otra guerra o se generará otro tipo de soluciones que nos haga volver al patrón económico de unos años atrás?

Anuncios